pizza y focaccia

La Masa de Pizza

17:57:00


Hacer pizza casera es un gustazo! En el blog ya he publicado varias recetas de pizza, pero la que os traigo hoy, tiene una parte de fermento. Se deja en la nevera un día antes y se incorpora a la masa cuando la vayamos a preparar para hornear.

Con el fermento se consigue una masa más ligera y suave, y ya véis que bordes tan preciosísimos nos quedan. Super crujientes y muy ligeros.



Para el fermento

400 ml de agua tibia, a unos 22ºC
400 g de harina
6 g de levadura seca

Para la masa

160 g de harina
24 g de levadura fresca
12 g de azúcar
16 g de sal
2 cucharadas soperas de aceite




Preparación del fermento:
Preparamos el fermento mezclando bien todos los ingredientes en un bol, Guardamos en la nevera un mínimo de 16 horas y un máximo de 48 horas. Podemos tenerlo listo con un día de antelación sin problemas.


Preparación de la masa:
Sacamos el prefermento de la nevera, lo volcamos en el bol de la batidora y le añadimos la harina, la levadura y el azúcar. Batimos a velocidad media unos 4 minutos con la herramienta de gancho, hasta que obtengamos una masa blanda y elástica.
Tip: Si no disponemos de batidora o queremos hacer el proceso a mano, tendremos que mezclar bien con las manos unos 6 minutos.

Añadimos la sal y el aceite y seguimos mezclando hasta que los ingredientes se hayan integrado a la masa.
Engrasamos ligeramente un recipiente de plástico, preferiblemente cuadrado o rectangular, y volcamos la masa. Dejamos reposar unos 30 minutos.
Tip: El recipiente cuadrado o rectangular nos proporcionará una masa resultante de igual forma, que será mucho más cómoda de dividir en porciones iguales. 
Transferimos la masa a una superficie de trabajo ligeramente enharinada y la dividimos en 4 porciones.
Con las manos aplanamos la porción y con suaves movimientos semi circulares le vamos dando forma redondeada. Procedemos a estirar completamente con la ayuda de un rodillo de madera.
Dejaremos los bordes ligeramente más gruesos. Procedemos del mismo modo con las otras 3 porciones.
Tip: Si no queremos preparar todas las masas, podemos hacer bolas, envolverlas en film transparente, colocarlas en una bolsa de cierre hermético y congelarlas. En cualquier momento podremos utilizarlas. Sólo hay que tener en cuenta sacarlas unas 2 horas antes para poder trabajarlas.
Ponemos sobre una bandeja para pizza, colocamos un trapo y dejamos reposar unos 15 minutos.
Encendemos el horno a 220ºC.

Añadimos los ingredientes a la masa. Salsa de tomate con albahaca y mozzarella fresca a trocitos
Cuando el horno llegue a la temperatura, colocamos una bandeja con agua caliente y horneamos unos 10-15 minutos o hasta que veamos que los bordes están dorados y crujientes.
Retiramos del horno y dejamos enfriar unos 5-8 minutos.
Añadimos las hojas de rúcula y espinaca y culminamos el top con el jamón. Regamos ligeramente con aceite picante. Servimos.


Tip: Esta base nos sirve perfectamente para cualquier tipo de pizza, incorporando los ingredientes que más nos gusten.

Espero que os guste! 
Feliz semana!
Ingrid

You Might Also Like

0 comentarios

Portfolio

Mi trabajo

Contacta conmigo

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

My Lovely Facebook

Sigue mis actualizaciones